Tiene 10 hijos y deberá sortear quien vá a la escuela este año

Foto temática
Foto temática

Maria Esther C. tiene 10 hijos de un año hasta 19 años, 5 varones y 5 nenas. Sólo cobra madre de 7 hijos, poco más de 4 mil pesos, pero, más allá de la voluntad y el esmero, de su casa humilde y muy limpia, de “changas”, no logra juntar el dinero para comprar elementos para mandar a sus hijos a la escuela, al menos, no a todos.

“No sé a quien mandar porque de los escolares, debo sortear quien va a la escuela este año, porque no me alcanza y ellos quieren estudiar. Cobro y compro mercadería del mes, pago luz y agua y ya no queda para ropa, calzados y eso, ni hablar de pagar la inscripción”, dijo la humilde mujer que habita en calle 2 del Barrio Norte de Oberá.

“Hago porotos, lenteja que compro al por mayor para el mes, a veces falta harina para el fin de mes, pero me las arreglo, hago empanadas los fines de semana y vendo para juntar algo más”, comentó.

Su casa es pequeña, un sector de 4×4 le construyó la Municipalidad más allá de otros añadidos que ella y sus hijos mayores levantaron, incluso un sector hecho de machimbres que tiene mucha humedad.

“Van a la escuela la de 8, de 6, de 5 y ahora empieza la de 4. los que terminaron la primaria quieren ir a la secundaria pero no tengo. La AUH me dijeron no es compatible con el programa madre de 7 hijos asi que no tengo, el de 17 y 19 hacen changas para ellos, pero los otros son muy chicos todavia y me ayudan en casa nomas”.

Separada, con un padre ausente y con problemas de alcohol y violencia, María trata de seguir adelante. “Yo no quiero pedir, pero ahora los útiles y calzados son necesarios, números 34, 30 y 25, sobretodo. Mi bebé mas chico tiene un año y medio y toma leche que también cuesta”, dijo.

Anteriormente en el comedor de Santa rosa, en el lugar, almorzaban pero luego el Fol abrió un comedor y cerraron el otro que era fijo y diario, este otro solo funciona una vez a la semana.

La necesidad es manifesta como muchos de otras familias que pasan por la misma situación, aun cobrando Asignación Universal por hijo. Hora de pensar en inicio de clases y en este caso, de no conseguir ayuda, a qué hijo enviar a la escuela.