La solidaridad no se mide, se aplica

10 de enero de 2021

Desde hace más de 6 años la tarea de ayudar a quienes se encuentran en situación de vulnerabilidad se hizo costumbre para Maria Teresa Nilsson o «Dichi», como la llaman todos. Primero, detrás de la Capilla de Campo Ramón, en el patio, otorgando leche a niños de la zona, sin distinción de credos y en la actualidad abarcando incluso varias localidades y muchas personas.

«En realidad no sé a cuantas personas asistimos o colaboramos, porque no medimos ni contamos, las personas que precisan de alguna ayuda o una mano, tratamos de hacer lo que esté a nuestro alcance, por suerte se sumaron más jóvenes y amigos a esta cruzada y hoy somos más», explicó Nilsson. que adoptó para su grupo de asistencia el nombre, «Corazones solidarios».

Merenderos, alimentos varios, leche, ropa, calzados y hasta medicamentos entregan en la medida en que también reciben apoyo de gente anónima y no tanto, que les otorga elementos. «Cuando no hay compro de mi bolsillo muchas veces, pero existen situaciones que no pueden esperar», explicó Dichi, quien es madre y a la vez militante en muchas causas.

Con la Dra Tivi, antes de la pandemia

«Si bien por una cuestión de espacio ubicamos en Campo Ramón nuestro sitio de base, en la Unidad básica de Campo Ramón, no está atado a una cuestión política, no somos Fundación ni Asociación. En Campo Viera, en lote 5, Ramona Melo-otra vecina- quería ayudar y armamos entonces el merendero «Carita de Angel», con mas de 100 chicos y personas adultas, hay un horno de barro, un depósito pequeño que armamos también», precisó.

Acotó que «en La Reserva en Campo Ramón, está María que ayuda entregando leche y pan a unos 65 niños, incluso amasa el pan, en Barrio Blasig también, un Pastor nos solicitó ayuda y así se otorga a 75 niños alimentos, que siempre tratamos de conseguir», sostuvo.

Con Roque Correa(concejal) que se sumó y un gran número de jóvenes también colaboran la Dra Tivi Casbarro de La Plata, Dr Oscar Petroff de Posadas, entre otros «Somos un grupo que me tiene a la cabeza pero ya somos muchas manos y voluntades trabajando», indicó.

Antes de la pandemia

«Lo que me dan, busco, yo meto la cara en todos lados. En época de pandemia tratamos de llevarle a la gente las bolsitas o si nos dan yoghurt le entregamos con pan para que en sus casas puedan disfrutar, porque se puede echar a perder. En Campo Ramón no hay merenderos, aunque aparece en Desarrollo Social, por lo que una taza de leche es importante», explicó.

Más adelante, también contó que «cuando conseguimos maderas, chapas, muebles, siempre entregamos, tenemos listas de personas que requieren ayuda, incluso los medicamentos que no requiere cadena de frío y que nos envían, entregamos a salud pública. Estamos al servicio, sin razones más que lo que nos produce ver felices a las personas», mencionó satisfecha.

Remarcó que «n esta época hay mucha necesidad no sólo de alimentos, la pandemia hace estragos en los que están de por sí vulnerables, queríamos armar una Fundación pero si te dedicas a eso, dejás de lado a las personas que ayudás, porque lleva tiempo, ahora vamos a la casa de las personas, para evitar aglomeraciones, con todo el protocolo necesario», dijo.

Hot Videos
In the news
Cargar Más
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com