Los Baez, una familia agradecida

28 de junio de 2020

Encontrarse con una situación absolutamente inesperada, pasar por momentos límites en los que la vida del ser más amado está en riesgo, descubrir la genuina expresión de solidaridad de tantas personas, luchar por casi un año para vencer al enemigo y volver a casa, no puede más que iniciar otra etapa, la de decir gracias. Es lo que sienten Lidia Cieplinski y Eduardo Baez, padres de Tiago Nahuel (14), quien superó un cuadro de osteosarcoma, tumor maligno, en la tibia de la pierna derecha. Fue diagnosticado en abril del 2019, en el Hospital Garrahan de Buenos Aires. Desde ese momento la familia, mamá, papá, Tiago y Atilio (6),  se instaló ahí para el tratamiento de quimioterapia e intervención quirúrgica en la pierna, etapa que culminó exitosamente. El 24 de diciembre pasado viajaron a Oberá, con un permiso especial por dos semanas, ya que a Tiago le aparecieron unas manchas en los pulmones y fue cómo empezar de nuevo, reaparecieron los temores y la posibilidad de alguna ramificación del cáncer. Sin embargo con una nueva operación, 26 de enero 2020, el joven superó la terrible afección y pudieron retornar a casa en febrero.

Ambos son empleados, sus patrones, tanto Carlos Seewald, como la escribana Lola Von Fuchs, no solo les allanaron el camino, sino que además estuvieron pendientes, acompañándolos y hoy están de vuelta en el trabajo como si lo que pasó hubiera sido un mal sueño. Pero ellos no quieren olvidar, porque quieren devolver de algún modo lo recibido. Amigos, familiares, allegados, desconocidos, toda la comunidad de alguna manera decidió extender su mano a la familia. Aparecieron los compañeros del fútbol de Tiago, Olimpia-San Antonio. La población futbolera, a la que pertenece Eduardo, realizó una gran jornada solidaria en el Club Atlético Oberá, con alcance nacional e internacional. Estuvieron las Estrellas Misioneras y se dieron cita numerosos jugadores de todos los tiempos. Además al cierre actuó Roberto Edgar. Fue conmovedora la reacción y participación de la gente. “Queremos decir gracias a todos y a cada uno de los que estuvieron y siguen estando. Todos los miércoles a las 19, hacemos un encuentro por zoom, para compartir nuestra experiencia y acompañar a quienes están necesitando una voz de aliento. A quienes necesitan oración por alguien o se sienten tristes. Leemos un pasaje bíblico y reflexionamos. Es dar una mano a quien está necesitando y a quienes pueden estar pasando lo que nos pasó a nosotros”.

La cuarentena, sostienen los Baez, les permitió reencontrarse como familia, después del año agotador. “Lo que esperamos es que no tengamos que pasar más por un problema así y disfrutar de la vida los cuatro juntos siempre. No sabemos porque pasó, pero haber pasado por esto nos hace ver la vida de otra manera, disfrutar más y agradecer por cada cosa pequeña que nos pasa, que tenemos. A quienes están con algún problema así, les decimos que pongan a Dios en el primer lugar. Él es quien da fortaleza para superar todo. La vida es hermosa, hay que vivirla y disfrutarla” subrayaron.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com