Menos incendios pero más rescates y auxilios de Bomberos Voluntarios

A diferencia de otros años y también de lo que sucede en Mendoza con 120 mil has quemadas, en Oberá, los Bomberos tienen que combatir menos incendios, pero sus salidas tienen que ver sin embargo, con accidentes y rescates.

La razón de la disminución de incendios no obstante, se debe a los chaparrones aislados que, a cada tanto, se presentan y no con menos focos de incedio que la comunidad genere.

Por esta razón, solicitan no descuidarse con quemas y hacer las que corresponden al área forestal con los cuidados y cánones estipulados para ello.

Marcelo Sedoff, jefe del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios sostuvo que, de todas formas, no es inactiva la situación para ellos, ya que se los requiere permanentemente para auxilios en accidentes y rescate de animales o personas.

Desde los primeros días del año debieron atender casos llamativos como: un incendio forestal de eucaliptos, que se salió de control en Picada Albino km 0, rescate de un hombre que cayó a un pozo de 15 mts, rescate de animal en calle Portugal, un incendio forestal en el Barrio 70 viviendas de un monte. Servicio de ambulancia de un hombre con convulsiones y rescate de una serpiente en calle Tartagal dentro de una vivienda.

“El equipo trabaja en cuaqueira de estos casos, porque estamos preparados para ello”, dijo Sedoff quien sin embargo sostuvo que no hay que dejarse estar en lo que hace a prevención de incendios.

Desde la Municipalidad de Oberá en tanto recordaron algunas recomendaciones para tener en cuenta y así evitar focos de incendios peligrosos:

#No prendas fuego en el pasto seco, ni quemes desechos. Contacta a la brigada de bomberos local para confirmar que es lícito comenzar fuegos y si se permite quemar desechos. En caso de que se permita, sigue estos lineamientos:

Chequea el pronóstico del tiempo. Si tu zona es particularmente ventosa, puede que encender un fuego no sea lo más conveniente.

Prepara el sitio para encender el fuego. La tierra en torno al fuego debe estar aislada de cualquier elemento que, en contacto con las llamas, pueda también encenderse. A una distancia mínima de 4 metros del fuego debes colocar piedras o barreras naturales en todas las direcciones posibles. Mantén los alrededores húmedos para que no te lleves ninguna sorpresa.

Quédate junto al fuego. Vigila el fuego hasta que esté completamente apagado. Para asegurarte que se extingue completamente, extingue el fuego con agua, remueve las cenizas con una pala y vuelve a tirar agua. Repite este proceso varias veces para tener la certeza de que no podrá resurgir.