Muchas personas con visión aprenden el sistema braile

Con la finalización del año, en el Centro de Ciegos y el Instituto Margarita Higa, Lidia Sanabria en diálogo con El Aire de la Mañana, hizo un balance de lo actuado durante el año 2017. Al respecto, la profesora dijo, “se lograron muchos objetivos que hace muchos años no se hacían, como el curso de braille para las personas que pueden ver. Siempre agradezco el espacio que nos dan para enseñar y que la gente conozca lo que es el sistema braille”.

Otra de las actividades que se realizan es el taller de artesanías, “hace muchos años que no me sentía tan feliz, tan llena de la gratitud de ellos como también de mi parte hacia los chicos, la comisión directiva y destacar la parte educativa”, manifestó Sanabria.

La profesora destacó el hecho de que muchas personas con visión se acercan a conocer y aprender el sistema braille, “si Dios quiere seguiremos el año que viene con eso. Ahora nos damos cuenta de que las personas se dan vuelta y nos miran, pero no nos miran como discapacitados, sino como personas que les pueden dar eso que ellos no saben, por ejemplo, cómo tratar con personas ciegas. También hay un trato distinto desde el no vidente hacia el que puede ver. Nosotros a veces nos cerramos en un círculo de vergüenza, de miedo y eso no puede ser”.

Lidia Sanabria expresó que no pueden bajar los brazos, “las que estamos siempre, hace muchos años tenemos que seguir estando. El que vendrá no sabe ni la mitad de lo que pasamos. La huella que se va a dejando, creo que nadie le va a borrar. Oberá tiene un centro importantísimo, porque nosotros le damos una salida laboral al no vidente. Durante el año se aprende tejido con los telares, se hacen canastos en botellas, este año revivimos la cestería de diarios que mucho tiempo habíamos dejado. El logro con mis alumnos fue muy lindo, porque ellos aprendieron a hacer cosas que nunca habían hecho con las manos. Se da clases de música y el braille que es lo primero que deben aprender en el centro de amigos del ciego”.

Por otra parte, consultada sobre los obstáculos que hay en la ciudad que muchas veces no permite transitar tranquilos a los ciegos, Sanabria dijo, “la gente de la municipalidad o no sé a quién le compete, tendría que salir y ver cómo puede caminar un ciego, o a mirarnos nomás, para sortear todas las cosas que hay delante de nuestros pies”.

No Comments Yet

Comments are closed