Ulbra 2018 experiencia única

El Instituto Concordia de Oberá, retornó de Brasil ayer, sábado 29, en horas del mediodía, tal como estaba programado. Las familias de los 138 alumnos y 17 docentes recibieron con alegría a sus hijos que vivieron plenamente los 24° Juegos Internacionales Luteranos  y 15° Mirins, Ulbra-Canoas-Brasil.

Más allá de lo estrictamente deportivo, el proyecto institucional se potenció por los valores vinculados directamente a la formación integral de los educandos, expuestos claramente con la experiencia deportiva, convivencia entre pares e integración internacional.

El nacionalismo se intensificó tras los colores de la bandera celeste y blanca. Las voces del estadio que dieron cuenta de la presencia de Oberá, Misiones, Argentina, desataron la euforia y el sentido de pertenencia de los jóvenes, que fluidamente expresaron sus sentimientos. Los cánticos fueron parte constante en los días de desarrollo de los juegos. Naturalmente los grupos hicieron oír sus voces cubriendo todos los rincones del predio de la Universidad.

La emotividad del acto inaugural fue la llama que se mantuvo durante los días de encuentro y se visibilizó nuevamente en el acto clausura, entrega de premios.

La dedicación de los profesores, docentes, organizadores fue un sello compartido. La vocación y compromiso asumido quedó de manifiesto en el rol de los “profes”. Roberto Sanabria, Coordinador de la participación del Concordia, condujo un equipo que también jugó un partido especial y son campeones indiscutidos, sin ser atletas. Karina Krieger, Daniela Polisczuk, Silvina Da Luz, Myriam Schneider, Liliana Avellaneda, Maxi Recalde, Graciela Marczuk, Arturo Nuñez y la Vice Rectora Daniela Delebecg, acompañaron el trabajo de los profesores de Educación Física de la institución, Carlos Carrara, Norma Oberman, Ricardo Spaciuk, Marcela Avancini, Angel Dalmau y Gonzalo Proenza.

Los Juegos un valor en si mismo

Nurfis Vargas, Directora del evento internacional dialogó con Meridiano55. “El objetivo principal es la integración, la competencia es la herramienta. El trabajo organizativo oficial se inicia en marzo, pero apenas termina una edición ya nos ponemos a pensar en la siguiente” contó.

La reglamentación estricta es el marco que permite la igualdad de posibilidades y además apunta al buen comportamiento, solidaridad, respeto, entre otros valores. “Para nosotros es muy importante que vengan las instituciones de Argentina y Uruguay, aspiramos a que se sumen más año a año, sabemos que no es fácil, por eso valoramos el esfuerzo que realizan” afirmó la Directora.

El grupo que encabezó la organización la integraron cinco personas, a su vez el desarrollo de cada disciplina estuvo a cargo de las Asociaciones de cada deporte de la ciudad de Canoas, quienes siguen el lineamiento marcado por la cúpula.

La impresionante infraestructura deportiva de la Ulbra, Universidad Luterana de Brasil, se fue construyendo a lo largo de los 24 años de juegos. “La primera edición fue en un solo complejo, era un tinglado con piso de concreto, donde se adaptaron las primeras canchas. La Universidad es la que asumió la propuesta que se sostiene con empresas auspiciantes” explicaron. Actualmente el predio cuenta con tres complejos cubiertos con múltiples canchas de Futsal, Handball, Voley, Básquet, Tenis. Además, uno de ellos contiene un natatorio climatizado. Todos con amplios vestuarios, buffet y las comodidades para deportistas y público.

Un estadio de Fútbol con pista de Atletismo, representa el espacio más importante al aire libre, que se completa con canchas de Tenis de polvo de ladrillo y otras dos canchas de fútbol de campo.

 

 

 

La competencia

El Instituto Concordia fue el ganador en la general, por sumatoria de puntos de las diferentes disciplinas desarrolladas, tanto en la categoría Mirim, infantiles, como en Juveniles, en la que obtuvo el galardón por sexta vez consecutiva. En el segundo lugar, concluyó el Instituto San Pablo de Montevideo, Uruguay.

 

 

 

 

 

 

Entre los más chicos los puntos se lograron con la actuación de los alumnos de sexto y séptimo Primaria y primer año Secundaria, U13, en Atletismo y Ajedrez, mientras que en deporte de conjunto fue el Handball masculino el que sumó. Los varones fueron los mejores de la disciplina. Los pequeños también compitieron en Futsal masculino y Handball femenino.

Para la categoría principal, sumaron Atletismo, Ajedrez y Natación. Además terminó en el primer lugar el Handball masculino, segundo lugar Básquet Femenino y Voley Masculino, tercer lugar Handball femenino. Todos con partidos vibrantes, alentados por la numerosa hinchada que corrió de un escenario a otro para apoyar a sus compañeros.

Los jóvenes participaron además, en Básquet Masculino, Voley Femenino, Futsal Masculino, Futsal Femenino y Fútbol de Campo Masculino.

Emoción a flor de piel

La genuina manifestación de sentimientos propio de los jóvenes fueron postales constantes de los Juegos. Alegría, tristeza, protagonismo, malestar, nerviosismo, ansiedad, expuestas en abrazos, aliento, llantos, risas, reconocimientos, lamentos, fueron parte de las vivencias de las delegaciones.

Con alta carga emotiva los obereños vivieron cada momento. La algarabía final fue producto del logro mayor. Expectantes, unidos, los jóvenes aguardaban el anuncio del maestro de ceremonias que al dar a conocer puntajes finales, generó los gritos alternados de Oberá, Misiones, Argentina, acompañados por saltos con brazos en alto, como un cuadro conmovedor de los jóvenes en una máxima expresión de felicidad.

Los Juegos concluyeron, la semana intensa es la vivencia que quedará grabada en los privilegiados jóvenes. El Concordia una vez más llegó a la meta y si bien lo hizo con excelente performance, lo más importante, sin lugar a dudas, es la riqueza de la experiencia, el viaje sin inconvenientes y el comportamiento de los alumnos, contenidos por un grupo de docentes decididos a darles lo mejor de cada uno.